Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Emoción y creatividad

Hoy, ayer, antes de ayer y desde hace ya varias semanas, escucho mucho y siento en mis carnes nuevas emociones, no todas malas, pero por desgracia no todas buenas. Cosas que pasan en la vida que a veces tienen que pasar, ni para mal, ni para bien, simplemente pasan. De ti depende que estas emociones te afecten en mayor o menor medida. Mi particular caso sí me afectaron, al punto de mermar bastante mi creatividad, ganas de trabajar, incluso perder un cliente (ahí qué cuando dije basta), digo afectaron porque lo veo en pasado, aunque aun este dando coletazos.

A raiz de esto me he puesto a investigar el porqué estos sentimientos dicen que potencian la creatividad, cuando los sientes ya sean muy positivos o muy negativos, casi no te dejan trabajar.

 

Una de estas investigaciones, realizada recientemente por un equipo coordinado por Eddie Harmon-Jones de la Universidad de Nueva Gales del Sur, indagó sobre la relación entre la creatividad y las emociones que podemos sentir, un campo que sin duda siempre ha provocado curiosidad al menos en lo concerniente a los artistas y sus obras. Desde el sentido común, por ejemplo, estamos más o menos habituados a creer que la tristeza o la melancolíason emociones características de todo creador, si bien en algunos casos también la alegría, la furia o la decepción han dado lugar a piezas asombrosas.

En el caso del estudio mencionado, sin embargo, se encontró que, menos que la emoción en sí, el efecto de esta sobre la creatividad radica en lo intenso del sentimiento. No es tanto que la alegría o la tristeza sean catalizadoras de la creatividad, sino que más bien para crear es necesario encontrarse en un punto medio emocionalmente en el que seamos capaces de hacer algo más que sentir. Cuando la emoción es demasiado intensa, estamos tomados por ella, y prácticamente no podemos hacer otra cosa más que sentir eso, como si nublara nuestra vista y cercara nuestro horizonte. El enamoramiento y la ruptura amorosa son dos momentos existenciales en donde esto es particularmente notorio.

Sin embargo, como se pregunta Lori Chandler en el sitio Big Think, ¿qué pasa con casos como el de Jackson Pollock o Sylvia Plath, que son famosos por haber generado su arte en condiciones emocionales extremas?

Quizá la respuesta a esta pregunta se encuentre en la dimensión subjetiva de la creatividad. Quizá sea cierto que todos podemos ser creativos, pero indudablemente no todos podemos ser creativos de la misma manera. Si la historia del arte nos enseña algo es que las expresiones de creatividad responden a lo más propio de cada persona, a veces lo más íntimo, a veces lo más circunstancial, pero siempre en concordancia con la cosmogonía personal del artista, su forma de ver el mundo, de ser y estar, de vivir y experimentar la realidad.

by https://pijamasurf.com

 

Dicho esto, se supone, y yo estoy de acuerdo, que cuando estas emociones son tan intensas, es posible que no te dejen espacio en el cerebro para algo más. Es cuando amaina la tormenta, cuando aun están las nubes, pero el mar esta en calma, cuando puedes retomar y aprovecharte de todo lo que te ha pasado para aprender de ello y despegar con muchísima más fuerza de la que jamás habías tenido.

 

Aunque sinceramente soy del pensamiento que las cosas buenas son las que verdaderamente potencian la creatividad, por lo menos a mi me ha pasado así.

 

Espero que os haya gustado mi post transcendente de lunes 😉

 

Feliz semana.

 

 

 

¡Divulga, difunde, promulga a mis pequeños!
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
No Comments

Post a Comment